colombiainedita

Wednesday, August 23, 2006

Servicio noticioso – Número 143 – agosto 22 de 2006
'Seguridad democrática': el miedo por el poder

Víctor Jara Flórez | Periódico El Turbión

Los grandes medios de comunicación, en su afán desmesurado de vender una noticia a como dé lugar y llenar los espacios 'informativos', no se preguntan ni el porqué, ni el cómo, ni el contexto de los hechos, sean los que sean, desprestigiando así el método periodístico y la investigación adecuada para cada caso.

Esto se evidencia con los hechos ocurridos el pasado lunes 14 de agosto en la Universidad Nacional de Colombia, justo en el segundo piso del edificio de Química, en la Facultad de Ciencias, donde desconocidos arrojaron una granada causando graves destrozos. Los medios del monopolio sólo preguntaron sobre lo acontecido a la parte institucional, es decir, a las directivas, la vigilancia del campus y hasta la Fiscalía, sin tener en cuenta a estudiantes ni profesores, quienes son, al fin y al cabo, los que hacen el día a día del Alma Mater.

Todo consiste, en mi opinión, en un plan para desestabilizar las organizaciones que se oponen a las medidas contrarreformistas de la Universidad, generando temor entre la comunidad: por medio del miedo, porque es por éste que Uribe controla el poder. Como dice Jesús Martín Barbero: para algunos gobernantes “sin seguridad no hay vida, no hay Estado, no hay nada”, prefiriendo éstos sacrificar derechos civiles y humanos en nombre de esa seguridad.

Yo pude comprobarlo allí: no soy estudiante de la Nacional pero soy universitario y acudí a hacer un pequeño reportaje donde pretendía entrevistar a algunos estudiantes, a fin de poder contrastar versiones. Me encontré con la sorpresa de que casi ninguno quería hablar sobre el tema y que algunos ni siquiera sabían cómo había ocurrido. Igual sucedió con profesores de la carrera de química que se sobresaltaron y me salieron al paso con evasivas que no iban al tema, como por ejemplo: “puede investigar en Internet” o “debe hablar con el decano de facultad”, hasta me dijeron que no podía hacerlo por que era él quien autorizaba estas entrevistas.

Entonces me dirigí a buscarlo y el señor se encontraba almorzando, era la 1:30 p.m., así que lo espere alrededor de media hora pero no llegó, por lo que decidí hablar con su secretaria. Ella sostuvo que eso ya era un tema pasado y que él ya había dado sus declaraciones, indicándome que, si quería, tenía que sacar una cita y escribirle antes las preguntas “en un papelito”, que ella se lo entregaba. Desde luego, me fui a buscar información por otro lado, no iba a esperar tanto.

Entendí que en la Nacional hay indiferencia social y psicológica por el miedo: el silencio y el olvido se convierten en argumentos de supervivencia para un estudiantado históricamente perseguido.

La crisis que se vive dentro de la Universidad se expresa en algunos como resignación y en otros como angustia que se transforma en rebeldía como derecho. Las cada vez más violentas entradas del ESMAD por las principales puertas de la academia; las cartas amenazadoras que, en los últimos semestres, han recibido estudiantes, profesores y directivas por parte de los supuestamente desmovilizados paramilitares; la vinculación del CTI y la Fiscalía a los conflictos universitarios con la excusa de ayudar a la Universidad a descubrir 'terroristas'; la prohibición paulatina de espacios propios de la vida cultural de los estudiantes, como la olla comunitaria o los mítines de protesta; la instalación masiva de cámaras de vigilancia, que deberían evitar irregularidades pero no logran parar el robo constante de bicicletas o equipos de oficina y se ubican justamente en los lugares en los que se realizan las actividades sociales, culturales, políticas o lúdicas de la comunidad, y la pretensión de implantar estatutos que sirvan para abrir procesos disciplinarios contra estudiantes que no cumplan las medidas exigidas por la dirección, todos estos factores influyen en un ambiente de temor pocas veces visto en la UN y que hoy enrarece la vida en el campus, especialmente con la desmovilización de los paramilitares y el ascenso de Álvaro Uribe Vélez.


Medios, paras y Uribe:

En un país donde la industria cultural de los medios es la producción de los miedos para la cohibición de la discusión y la crítica. Sin rigor de prensa ni responsabilidad social, los grandes medios, casi confabulados con Uribe, cometen una irresponsabilidad periodística tras otra, lo cual puede apreciarse con sólo ver la estigmatización de los estudiantes como terroristas. La UN genera tensión en la pantalla: se hace ver que en cualquier momento puede estallar un petardo, unos supuestos vínculos de estudiantes con grupos armados, etc. Todo se resume en un proceso encaminado a deslegitimar la lucha estudiantil y criminalizar a los Universitarios.

Así, quien maneja los miedos y los medios, controla el poder político, patrocinando su seguridad democrática en verdaderos reality shows como el de Ralito o el cubrimiento de la pantomima de la desmovilización, tan cuidadosamente manejados como el Factor XS, sacando a flote la humanidad de los paramilitares que “también lloran”, arrepentidos por el millón y medio de desplazados que han causado, por las masacres, por los descuartizados con sierras eléctricas, por los magnicidios, etc. Para la muestra, un botón: hace unos días, el programa La Noche del Canal RCN –o 'Radio Casa de Nariño', como prefieren muchos llamar a esta cadena– mostraba a un tal 'Alemán', el mismo jefe paramilitar encargado del desplazamiento de campesinos en Urabá y Chocó, el autor de masacres en la zona bananera y el mismo que quitó cabezas, amputó dedos y mató niños en frente de sus detenidos, como un empresario que quería volver al buen camino, dándole trabajo a sus campesinos con las miles de hectáreas de las que se apropió y dispuesto a colaborar con la justicia. Mejor dicho, el discurso del amo manejado por unos medios serviles 'no desmovilizados'.

El temor cunde en la universidad nacional y no precisamente en las directivas, que parecen, de acuerdo a algunas de sus declaraciones, haberle encontrado solución al problema de orden público que se presenta en la Universidad Nacional. Son los estudiantes quienes, con esta clase de hechos de sabotaje, se atemorizan e intuyen que estos actos intentan desvirtuar el movimiento estudiantil y profesoral que busca salidas políticas a la crisis universitaria y enfrenta con argumentos de peso la reforma académica que se está llevando a cabo en el Alma Máter. De manera muy intencionada, el rector de la universidad, Moisés Wasserman Lerner, declaró en la rueda de prensa efectuada a las 3:30 p.m. del día de la explosión que “desde la semana pasada hemos venido recibiendo llamadas anónimas, insinuando que se van a presentar acciones y pidiendo cambios de carácter académico”, añadiendo que “no pensamos que alguien sensato pueda pretender imponer una reforma o contrarreforma utilizando granadas”.

Mientras tanto, los portavoces, oficiales o no, del alto gobierno y de la Presidencia de la República se han venido lanza en ristre contra la academia, empleando las principales cadenas de comunicación del país, RCN y Caracol, para difundir tergiversaciones de la lucha social en el país. Como si no bastara con eso, Uribe visita las universidades privadas, antes de las elecciones, pensando que su proyecto mesiánico sería apoyado por todos y encontrándose con la tamaña sorpresa de que allí también se piensa el país y se sueña con una vida digna para todos, lejos de la represión y la demagogia. Entonces, como ahora, el único argumento que se ofrece es decir que los opositores son “comunistas disfrazados” que deben ser sacados de la academia a como dé lugar, dando lugar a la explicación presidencial de lo que se debe o no enseñar en las cátedras.


Intimidaciones en la Nacho por miembros de la AUC:

En los últimos semestres se han venido presentando una serie de amenazas a toda la comunidad universitaria y, en especial, a dirigentes y organizaciones estudiantiles, sindicales y profesorales, especialmente dirigidas a atemorizar a quienes proponen una reforma diferente a la planteada por las directivas. Las amenazas circulan vía Internet y en panfletos, con frases tan sugestivas como: “estamos en pie de lucha contra cualquier interés que no sea el presidencial… vamos acabar con los bandoleros y la oposición”.

La más sonada fue la recibida por un grupo del Instituto de Genética de la UN, donde se realizan investigaciones en temas como posibles métodos de identificación a víctimas de fosas comunes o sobre la incidencia del glifosato –químico producido por la multinacional Monsanto y empleado en las fumigaciones del Plan Colombia– en el cuerpo humano y las especies nativas. Más claro no canta un gallo. Aunque se ha querido aludir la responsabilidad por estas amenazas a enemigos personales de los investigadores o a saboteos sin destinatario, se demuestra el interés de los miembros de esta nueva generación de paramilitares por imponer el terror a la academia.

“La UN tiene enemigos, dentro y fuera de ella, que están en contra del ambiente inconformista generado por las últimas administraciones. Por otra parte, las discusiones nuestras se dan con argumentos, con el estallido se pretende desestabilizar el ambiente de debate que ha generado la asamblea”, dice un dirigente estudiantil cuyo nombre es reservado por este medio, por cuestiones de seguridad.

¿Será que la universidad está fuera de control y, entonces, el Estado tiene que intervenir para enfrentar el cacareado 'terrorismo' a un terreno que no le es propio, como ya lo dijeron directivas anteriores a Wasserman, y quitarle argumentos a la lucha estudiantil para justificar agresiones? ¿Tendrán estos hechos algo que ver con las intromisiones y amenazas de los paracos en la vida urbana de Bogotá luego de sus, nuevamente, supuestas 'desmovilizaciones'? Todo tiene una respuesta. Como decía la canción de Piero: “las cosas se cuentan solas, sólo hay que saber mirar”, y mirar el contexto, que demarca actos parecidos en la repetida historia de nuestro país, se hace esencial para mirar la realidad de la Universidad Nacional.

________________________________________________

1 Comments:

At 2:30 PM, Blogger AnJaka said...

Good morning roman, You can sign up Party Pokerwith CODE: RB2006 to get bounus :20% upto $100. regards

 

Post a Comment

<< Home